Amar a más de una persona al mismo tiempo


Amar


Es posible, que solamente leyendo el título de este texto, más de una persona hayáis sentido cierto rechazo a la idea que inspira, o incluso, que os haya recorrido una especie de escalofrío por todo el cuerpo.

Yo he estado ahí. 

Incluso, he de admitir, que a día de hoy, todas las creencias que he recibido desde que nací, todo lo que he visto a mi alrededor, todas las estructuras sociales, políticamente correctas y aceptadas que me rodean, me llevan a ver como transgresora la simple idea de ponerlo sobre la mesa escribiendo sobre ello.

No voy a mentiros. 

Aún vivo ahí algunas veces.

 En algunos momentos, cuando el miedo me invade y mis propios pensamientos echan un pulso a antiguas creencias, vivo internamente un sí pero no. 

También he de deciros, que cada vez son más breves esos instantes y más espaciados en el tiempo.

Y es que, adentrémonos en materia, 

¿qué es realmente el Amor?

“El amor no es algo a lo que se le dé cuerda. No lo programamos ni controlamos. El amor es como el arte: una fuerza que entra en nuestras vidas sin reglas, expectativas o limitaciones, el amor como el arte, siempre debe ser libre”. –  Hernando, Serie Sense8

Nos contaron que las relaciones de pareja debían ser entre dos personas de diferente sexo. Nos contaron que debían ser monógamas. Nos contaron que sólo si eran para toda la vida era amor verdadero. Nos contaron que si sentías algo fuera de tu relación de pareja realmente no la amabas. Nos contaron que la fidelidad al otro estaba incluso por encima de la fidelidad a tus propios sentimientos y sensaciones. 

Nos contaron un sinfín de ideas sobre cómo debían de ser las cosas y las tomamos como verdades aún cuando en la práctica caen por su propio peso.

Y así vivimos. 

Procurando hacer malabares cuando nos salimos de la línea que nos contaron que no debíamos cruzar.

Y es que, podéis imaginar qué ocurría con el sistema si empezáramos a darnos cuenta de que podemos amar a más de una persona al mismo tiempo. Podéis imaginar qué ocurriría si entendiesemos que hacer el amor, acariciar, conectar y permitirnos vivir todas esas cosas que reprimimos por miedo a perder a alguien, no tienen por qué ser un tabú, algo por lo que sentirnos culpables o como socialmente lo llamamos una “infidelidad”.

Quizás suene transgresor, sí.

Pero… Si lo reflexionamos por un instante:

 Lo único que nos separa de esa forma de vivir, es nuestro miedo a perder al otro. Tenemos pánico a que no sea posible amar a más de una persona al mismo tiempo y deje de amarnos.

O a que si el otro vive una atracción que está sintiendo por otra persona nos abandone porque se de cuenta de que la otra persona es mejor que nosotros.

“Existimos debido al sexo. No es algo de lo que temer. Es algo para honrar, para disfrutar”. – Sun, Serie Sense8

Y realmente, la única certeza que podríamos tener de que el amor que siente la otra persona hacia nosotros es sincero, es dejándole todas las puertas abiertas y dejándole escoger en libertad compartir su tiempo con nosotros.

Sí, lo sé.

Una cosa es hablar sobre ello, reflexionarlo, entenderlo como una forma saludable de relacionarnos. Y otra, llevarlo a cabo.

No es fácil.

No es sencillo mirar de frente a todos nuestros miedos e inseguridades. No es sencillo sostener el pánico al abandono. No es sencillo exponernos a no ser la prioridad de la persona con la que compartimos nuestro proyecto de vida. No es sencillo aceptar que su atracción por otras personas no es más que su capacidad de ver y admirar la belleza de su alrededor. No es sencillo comprender que su capacidad de amar a otras personas es algo más a admirar como lo son cualquiera del resto de sus capacidades.

 No es fácil porque no nos han enseñado hacerlo.

Y lo cierto es que requiere de una honestidad brutal con el otro, y, por supuesto, con nosotros mismos.

Requiere que seamos capaces de mirarnos dentro y aceptemos todos aquellos sentimientos, emociones y sensaciones que estemos viviendo. 

Requiere que seamos capaces de mirar a los ojos de nuestra pareja y podamos compartirle todos aquellos sentimientos, emociones y sensaciones que estemos viviendo.

Y, requiere, que seamos capaces ambos de tener la certeza de que mientras nos estemos amando, todo lo demás es simplemente permitirnos vivir otras experiencias.

Anabel Martínez Galera

2 comentarios en “Amar a más de una persona al mismo tiempo

  1. De acuerdo, pero ¿puede ser brutal la honestidad? Personalmente me esfuerzo en decir la verdad – toda, y siempre, es otro cantar – pero ya no me cargo los sentimientos ajenos. Aprendí a ser honesto sin brutalidad por una novia psicóloga que se cargó los míos sin despeinarse – el problema paterno es muy chungo.

    Me gusta

    1. Hola Pitumisio,

      Claro, es importante diferenciar entre honestidad y sincericidio, y ahí, la línea es fina y sólo puede ponerla uno. También hablarlo, con respecto, puede marcar esa línea en el contexto de una relación… Al final no hay una formula mágica para todo el mundo, se trata de mucho autonocimiento y honestidad, principalmente con uno mismo.

      Un abrazo

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close